En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información le recordamos que al navegar por este sitio web está aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen información sobre su navegación para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos analíticos. Acepto | Más información

Seas bienvenido/a a esta sección desde donde puedes encontrar los mejores precios para visitar Lanzarote.

Lanzarote

Lanzarote, la más oriental de las Islas Canarias, de una belleza un tanto extraña por sus paisajes color marrón nos hace evocar el alunizaje de Neil Armstrong.

Al llegar a Lanzarote, la isla, rodeada del mar y de un cielo violentamente azul el panorama se impone con su fuerte presencia. Conocida por sus volcanes (cerca del centenar), es toda piedra y carbón. En Arrecife, su capital, están localizados la mitad de sus habitantes.

Un importante centro cultural es, Teguise, fue la capital hasta 1852. En sus palacios, conventos y plazas se guardan los recuerdos e historias de moros y cristianos, no falta en estas historias algún recuerdo de piratas. Es un destino rico en opciones para el turismo: playas de arenas oscuras o doradas y una intensa vida nocturna. Pero, lo que mas deslumbra en esta isla es su naturaleza.

Tiene una superficie de 800 kilómetros cuadrados todo suelo volcánico, a un 90 por ciento de esta extensión se la declaro “Reserva de la Biosfera”. Sus costas son acantiladas en su mayoría, también hay dunas y arenales. Para completar el hechizo, tendremos sol constante, casi nunca llueve y las temperaturas son de entre 20 y 25 grados la mayor parte del año.

Una historia de fuego

Resulta difícil saber que parecido tiene el actual paisaje con el que tenia cuando fue descubierta por Lanceloto Malocello, en 1336. Por causa de las reiteradas erupciones volcánicas y los constantes saqueos de los conquistadores no hay hallazgos arqueológicos ni demasiados datos del pasado de sus pobladores.

En contraposición, Lanzarote en su totalidad puede contar la historia de la tierra. Una consecuencia de sucesivas erupciones volcánicas, ocurridas entre 1730 y 1736 es el Parque Nacional de Timanfaya. 200 km de esta isla fueron cubiertos por lava que a su paso arrasaron con una veintena de caseríos; luego el viento, habría de encargarse de distribuir sus cenizas por toda la isla. Como si fuera un mar de lava y cráteres, el Parque, nos permitirá disfrutar una experiencia sin igual y apreciar la desbordante belleza de sus géiseres explotando.

Un siglo después, en 1824, y luego de 12 años de terremotos, una erupción que duro más de 15 días dejo una cicatriz en su tierra de 14 km. En la actualidad a este recorrido se lo conoce como Ruta de los Volcanes, este circuito parece un paisaje traído de la luna por Neil Armstrong, los ocres y grises al igual que el silencio que impera lo vuelven intenso.

La furia desplegada por la naturaleza imprime a su superficie temperaturas muy dispares. En algunas zonas hay tierras que calientan las suelas de los zapatos, en otras se puede calentar agua y hasta cocinar carnes, que podemos comer en el mirador-restaurante “El Diablo”.

La isla tiene una escasa vegetación, algo exótica. Las palmeras que podemos reconocer son el sello identificador de las casas rurales. Un paseo por los Jameos del Agua nos introducirá en una cueva con inmensas dimensiones donde encontraremos un lago de aguas cristalinas.

En la isla, uno de los más lindos lugares del planeta, la arquitectura tiene una uniformidad de casas bajas, blancas y con contornos redondeados, descubriremos una fuerte influencia africana.

Lanzarote es un territorio de texturas violetas, grises y terracotas que se dilatan en el horizonte y claudican en el sobrecogedor mar azul, aquí el don de la furiosa energía de la naturaleza exhibe su obra.






© 2010 - 2015 . Todos los derechos reservados . Marca Registrada - Condiciones Generales de vuelosmundo.net