En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información le recordamos que al navegar por este sitio web está aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen información sobre su navegación para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos analíticos. Acepto | Más información

Seas bienvenido/a a esta sección desde donde puedes encontrar los mejores precios para visitar Cuenca.

Cuenca

Cuenca es una villa cercana a Madrid, fue construida junto a barrancos. Tiene huellas de un pasado árabe, castillos y la primera catedral gótica de España.

Ubicación

En la planicie de Castilla-La Mancha, Cuenca, a 160 kms de la ciudad de Madrid, las casas parecen estar prendidas de las rocas, como una prolongación de las piedras. La ciudad se divide arriba y abajo. Arriba, la parte islámica, la más vieja, tiene los restos de un castillo y un fuerte. Abajo, la nueva, donde está la catedral de estilo gótico. Ambas ciudades parecieran estar unidas por curvas y calles angostas.

Sus orígenes

Cuenca, en sus orígenes fue, una villa fortificada que construyeron los musulmanes, con los años, la población fue desbordándola. Durante el siglo VIII era una ciudadela casi inaccesible, encajada entre los ríos Júcar y Huécar.

No hay forma de hacer el paseo por Cuenca en línea recta, hay una suerte de frontera que separa la parte nueva de la vieja, la Calle de los Tintes, para poder llegar hasta el casco antiguo, se debe remontar por la Calle Alfonso VIII, entre casas pintadas de ocres y amarillos y más curvas y curvas.

Vanguardista y medieval

Un contraste contundente entre lo viejo y lo nuevo, entre huellas árabes y cristianas lo encontramos en la Plaza de la Meced, donde el trazado medieval junto a los edificios tradicionales le hacen lugar al edificio vanguardista del Museo de la Ciencia de Castilla-La Mancha.

Una perspectiva muy interesante de las casas colgantes de Cuenca, pintadas de azul, rojo y amarillo, se tiene desde la Torre de Mangana. Son como las dos caras de una misma moneda: una de sus caras, la delantera, mira a la calle Alfonso VIII, la otra, la trasera, parece estar pegada a las paredes de la hoz del Huécar.

En estas edificaciones que parecieran desafiar todas las leyes de la física y la lógica, Fernando Zóbel, a fines de los ’60, diseño el Museo de Arte Abstracto, que es considerado uno de los mejores del mundo en su categoría. Cuenta con obras del mismo Zóbel, Oteiza, Tapies, Saura y Chillida.

Cuenca tiene una gastronomía de quesos, vinos, embutidos, carnes, pescados de sus riberas que podremos disfrutar en sus barcitos y restaurantes sobre sus angostas veredas acomodados sobre adoquines desparejos.

Tenemos tres especialidades para elegir: una es el morteruelo, hecho a base de hígado de cerdo, carne de liebre, jamón serrano, nueces y especias, se lo come como un pate, otra, es el resolí, un cognac que se toma con hielo, esencia de naranja y canela y por ultimo, no dejar de probar el ajoarriero, una pasta de bacalao, ajo, huevos y pan rallado, como no podía ser de otra manera, con una copa de vino de la región. Estos platos típicos como sus cerámicas se pueden comprar en cualquier tienda del lugar.

Una visita a la Catedral, frente a la Plaza Mayor, la primera iglesia gótica que se levanto en España. Guarda una de las mejores colecciones de rejas españolas. Detrás del altar mayor, se encuentra la Capilla del Transparente, esculpida en mármol, tiene tres estatuas que representan otras tantas virtudes, la Fe, la Virtud y la Esperanza.

En la Calle San Pedro, que es la calle principal de la antigua Cuenca, por allí encontraremos plazas como, la de San Nicolás, o el Convento de las Carmelitas, del siglo XVII, nos queda vagar sin rumbo por las callecitas del Barrio de San Martín, detrás del Museo de Arte Abstracto.






© 2010 - 2015 . Todos los derechos reservados . Marca Registrada - Condiciones Generales de vuelosmundo.net