En cumplimiento con la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información le recordamos que al navegar por este sitio web está aceptando el uso de cookies propias y de terceros que recogen información sobre su navegación para mostrarle publicidad relacionada y recopilar datos analíticos. Acepto | Más información

África es un continente muy rico en lugares muy bellos y con una naturaleza extraordinaria que atrae cada día a más turistas. Después del buscador encontrarás información muy detallada sobre diferentes destinos turísticos más importantes del continente africano.

África

Una travesía llena de aventuras y descubrimientos.

Pasarse veinte días descubriendo los espectaculares paisajes de la sabana en un safari de lujos y aventuras. Namibia, Botswana y Zimbabwe. Dunas, Ríos, Selva, las Cataratas Victoria. Ciudades, con marcada influencia europea, mujeres de una belleza tan exótica como el mismo continente negro. Admirar desde su hábitat la fauna salvaje.

Al sur de continente, donde todo es virgen y salvaje, con ríos de furia arrolladora y sabanas tan extensas que se pierden ante la mirada asombrada de nuestros ojos. Africa, supera lo imaginado, de generosa geografía, donde poner límites a la observación es algo comparado a un pecado.

La aventura de esta travesía por África nos llevara 20 dias, organizada por expertos y especializados operadores, es una invitación al descubrimiento y exploración de una región que deslumbra. Poder acercarse a leones y elefantes hasta límites impensables, entrar en contacto con la naturaleza, definir las sensaciones es tan difícil que es necesario vivirlo para entender de qué estamos hablando. Como explicar la sensación de trepar las dunas del desierto de Sossusvlei, mientras vamos navegando por el delta exuberante del Okavango o vernos mano a mano con los rápidos del rio Zambezi.

Conocidos como overlanding, este tipo de safaris, nos permitirá un recorrido por varios países y pernoctar en carpas en cada punto de interés. Nuestro espíritu expedicionario podrá encontrar su recompensa en los campings equipados con infraestructura de lujo.

Namibia

La República de Namibia, ubicada al sudoeste del continente africano, en la mayor parte de su territorio es una gran meseta. Son característicos del país la ausencia casi total de lluvias y el intenso calor. Una pregunta obligada es si ese será el motivo de su escasa población, que es apenas de dos millones de habitantes y se concentra en su capital, Windhoek.

Como un legado de la colonización europea del siglo XIX, la ciudad de una arquitectura con marcadas influencias alemanas posee una mezcla de culturas africanas y europeas que podemos descubrir en su gastronomía, debido a la variedad de fiambres y cervezas, como así también en el sonido gutural del afrikáans, el dialecto local. Este dialecto tiene su origen en la fusión de lenguas zulúes y germánicas.

Trasladados por un camión que esta equipado con carpas, víveres y bolsas de dormir, descubriremos que lo mejor son sus cómodos asientos y unas enormes ventanillas, que nos han de permitir apreciar un paisaje árido y chato del oeste del país. A un costado de la ruta harán su aparición las primeras jirafas, luego de cuatro horas de un viaje descollante llegaremos a Solitaire, un restaurante, ahí, en medio de la nada. Siguiendo el rumbo sur, nos encontramos con nuestro campamento base el Manib Naukluft Park.

Dunas gigantescas

Nada se puede comparar como amanecer en el desierto, eso nos incentiva a partir a las cinco de la mañana rumbo Sossusvlie, a solo 63 kms, donde nos encontraremos con las dunas más altas del mundo, algunas alcanzan los 400 metros de altura.

Llegamos todavía de noche, en las penumbras podemos divisar sus gigantescas siluetas. Más alla del estado físico personal, es imposible trepar a la cima de una de ellas en menos de media hora. Una vista maravillada por las dunas que se repiten hasta el infinito, cuando comienza a asomarse el sol, es importante situarse a una altura conveniente. Lo mejor será emprender el descenso, en pocos minutos el calor será abrazador.

Rumbo al este

Sobre la costa del Atlántico, 400 kilómetros hacia el este, nos encontramos con las ciudades balnearias y pesqueras de Walvis Bay y Swakopmund. Esta última fue creada por los alemanes en 1892, como un puerto cuando el tráfico entre Alemania y su colonia crecía. Disponemos de la tarde libre y aprovechamos para llegarnos hasta Cape Cross, donde está la mayor colonia de leones marinos de Africa. Pasaremos la noche en Swakopmund, antes iremos por unas copas a Walvis Bay. Sus bares son punto de reunión de aventureros, ejecutivos, pescadores y capitanes de barcos.

El Parque Nacional Etosha, en el norte, es un lugar con una población de rinocerontes negros en peligro de extinción. En verano, tienen formación bebederos naturales donde podemos avistar desde cerca a elefantes, jirafas y leones, pero para esto será necesario tomar ciertos recaudos, como por ejemplo: vestir ropas color caqui con el fin de mimetizarse con el hábitat. Dependiendo de la ocasión, habrá que estar dispuestos a correr si el guia lo indica.

Del paisaje amarillo pasamos a la explosión del verde, en el sur. Estamos entrando al Africa real donde vemos surgir las aldeas con niños descalzos y picantes aromas, que alborozados saludan el paso de nuestro “truck” (camión).

Botswana

La economía de este país desde el siglo XIX, se vio motorizada por la extracción de oro y de diamantes, aunque los safaris han adquirido status de industria. Es el único lugar donde podemos realizar un “game drive”, a la vieja usanza del siglo XIX, a pie, asistido por un guia local. El país esta dividido en dos regiones por el gran desierto de Kalahari, nos estamos dirigiendo hacia el norte, donde esta la pantanosa cuenca del rio Okavango.

La joya del Kalahari

En casi todo el país reina la aridez, como un oasis, en medio de este panorama desértico, reina el Delta de Okavango. Esta gran extensión de sabanas es la transición hacia los bosques del sur. Atravesando varios países, el rio Okavango, alimenta un gran delta de 15.000 kms cuadrados. Para conocerlo, lo mejor es navegarlo recorriendo sus canales, que están repletos de “papiros” a bordo de un “makoro” (canoa hecha con arboles). Con más de 500 especies de pájaros, los aficionados a la fotografía tendrán su momento de gloria. Una precaución que se debe tener muy en cuenta es la de no salir a caminar solo, mucho menos por la noche, cuando los leones andan en la búsqueda de su cena.

Santuario de elefantes

En el Parque Nacional Chobe, se concentra una comunidad de 25.000 elefantes, una de las mayores del mundo. Esta gran concentración de la especie es una de las características principales del parque.

La vasta reserva se ubica en los limites con Zimbabwe, el safari lo realizaremos navegando por el rio Chobe, esto nos permite un encuentro cercano con los cocodrilos. Reyes del lugar, los elefantes junto con las cebras y las jirafas abundan en sus bosques. Según cálculos realizados por el guia, en una hora pueden llegar a acercarse unos 1.000 paquidermos.

Con casi 40º de temperatura, sentimos el impulso de imitarlos, suponemos que el agua del rio debe estar mas fresca que la de nuestras botellas. Alejados del campamento, el agua tibia puede ser como el oro, esta situación nos lleva a ponernos en la piel de los nativos “botswanianos” quienes sufren de la carencia del líquido elemento. La mejor manera de graficar estos dichos es el nombre de su moneda, “pula”, que significa agua potable.

Zimbabwe

Zimbabwe, con tierras fértiles ubicadas al sudeste del continente, es célebre por sus infinitos colores y sus campos sembrados con tabaco. Tiene un histórico conflicto entre los”granjeros blancos”, que son los propietarios de los campos y el resto de la población, de mayoría negra. Un dato de la supervivencia de estos últimos es la solidaridad que promueve los vínculos en la adversidad, todos se llaman “socio” o “hermano”.

Este país es “turismo aventura”. Lo atraviesa el rio Zambezi, que nace en Zambia, a lo largo de 1.330.000 km² atraviesa por varios estados y es la frontera natural entre Botswana y Zimbabwe.

La Reina de las cataratas

En el Zambezi se forma la caída de agua más grande del mundo, las espectaculares Cataratas Victoria. Descubiertas por David Livingstone en 1855, llevan este nombre en honor de la reina de Inglaterra. Con sus 1.708 metros de caída, las Victoria superan a las Cataratas del Niágara, que solo tienen 1.000.

El rio genera rápidos no recomendados para cardiacos, pero que todo temerario a soñado alguna vez con enfrentarlos. Los lugareños las llaman las “Vic Falls”. Los aficionados al ”rafting” llaman habitualmente al rio “el poderoso Zambezi.

Con un par de advertencias, el guia establece que además de coraje es necesario tener un buen estado físico, capacidad y resistencia como para nadar al menos unos 150 metros y poder permanecer bajo el agua por unos 30 segundos. Nos vamos colocando los cascos y el chaleco salvavidas, el instructor aprovecha mientras tanto a decirnos los nombres de los rápidos: El Olvido, El Jinete de Fantasmas, El Comebateas y La Lavadora. Miradas cómplices sugieren abandonar la aventura, pero no, ya no se puede volver atrás, el honor esta en juego.

Para los más corajudos esta probar con el “bungee jumping”. Saltar al vacio desde 111 metros desde el puente de las cataratas y perderse momentáneamente entre las caídas de las aguas, sencillamente es una hazaña, hecha y derecha.

Nuestro viaje por Africa, resultara como haber vuelto a los origenes. Al final del viaje, con el cuerpo revitalizado, sentiremos haber recuperado nuestro estado más natural, profundirazaremos una sensación de comunión con la naturaleza.






© 2010 - 2015 . Todos los derechos reservados . Marca Registrada - Condiciones Generales de vuelosmundo.net